martes, 6 de diciembre de 2022

06.12.2022 - Santa Misa de hoy, martes de la II semana de Adviento






06.12.2022 - Santa Misa de hoy, martes de la II semana de Adviento, 6-12-2022




6 de diciembre de 2022. - (Camino Católico) Celebración de la Santa Misa de hoy, martes de la II semana de Adviento, presidida por el P. José Blanco, emitida por 13 TV desde la Basílica de la Concepción de Madrid.







Inicio de la Santa Misa



PRESIDE

Rvrndo.: Don José Blanco


00:50
Rvrndo.: Don José Blanco

℣.  En el Nombre del  Padre, y del  Hijo, y del  Espíritu Santo.

℟.  Amen.

℣.  La Gracia de Nuestro Señor Jesucristo
el amor del Padre y la Comunión
del Espíritu Santo
estén con todos vosotros.
℟.  Y con tu espíritu.

01:07
Rvrndo.: Don José Blanco

Hermanos, Buenos días, sed bienvenidos a la Celebración de la Eucaristía, de este martes de la II Semana de Adviento. Un saludo, cercano y cordial, como siempre, a todos aquellos hermanos nuestros, que a través de Canal 13 Televisión, se unen a nosotros, en la celebración Eucarística. Así que vamos a comenzar, estos Sagrados Misterios, como lo hacemos siempre, reconociéndonos pecadores y pidiendo perdón al Señor, en un momento de silencio.

02:01
Rvrndo.: Don José Blanco

℣.  Tú que viniste a visitar
a tu pueblo con la paz.

℣.  Señor ten Piedad.
℟.  Señor ten Piedad.

℣.  Tú que viniste a salvar
lo que estaba perdido.

℣.  Cristo ten Piedad.
℟.  Cristo ten Piedad.

℣.  Tú que viniste
a crear un mundo nuevo.

℣.  Señor ten Piedad.
℟.  Señor ten Piedad.

02:24
Rvrndo.: Don José Blanco

℣.  Dios Todopoderoso
Tenga misericordia de nosotros
perdone nuestros pecados
y nos lleve a la vida eterna.

02:32
Rvrndo.: Don José Blanco

℣.  Oremos
Oh Dios que has manifestado
tu salvación hasta
los confines de la tierra

concédenos esperar con alegría
la gloria del nacimiento
de Tu Hijo

Él que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios por los siglos
de los siglos.

℟.  Amén.

03:04
Primera Lectura:


Lectura del libro de Isaías: 40,1-11 1ª lectura: CONSOLAD, consolad a mi pueblo.

03:08
Primera Lectura:

«CONSOLAD, consolad a mi pueblo
—dice vuestro Dios—;

hablad al corazón de Jerusalén, gritadle, que se ha cumplido su servicio, y está pagado su crimen, pues de la mano del Señor ha recibido doble paga por sus pecados».

Una voz grita:

«En el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale.

Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos juntos – ha hablado la boca del Señor -».

Dice una voz: «Grita».

Respondo: «¿Qué debo gritar?».

«Toda carne es hierba y su belleza como flor campestre: se agosta la hierba, se marchita la flor, cuando el aliento del Señor sopla sobre ellos; sí, la hierba, es el pueblo; se agosta la hierba, se marchita la flor, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre».

Súbete a un monte elevado, heraldo de Sión; alza fuerte la voz, heraldo de Jerusalén; álzala, no temas, di a las ciudades de Judá:

«Aquí está vuestro Dios.

Mirad, el Señor Dios llega con poder, y su brazo manda.

Mirad, viene con él su salario, y su recompensa lo precede.

Como un pastor que apacienta el rebaño, reúne con su brazo los corderos y los lleva sobre el pecho; cuida él mismo a las ovejas que crían».

℣.  Palabra de Dios
℟.  Te Alabamos Señor.

04:56
Lectura de los Salmos:


Salmo: Sal 95, 1-2. 3 y l0ac. 11-12. 13-14 Aquí está nuestro Dios, que llega con fuerza.

05:00
Lectura de los Salmos:

℣.  Aquí está nuestro Dios,
que llega con fuerza.

℟.  Aquí está nuestro Dios,
que llega con fuerza.

℣.  Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre,
proclamad día tras día su victoria.  ℟.

℣.  Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones.
Decid a los pueblos: «El Señor es rey,
él gobierna a los pueblos rectamente».  ℟.

℣.  Alégrese el cielo, goce la tierra,
retumbe el mar y cuanto lo llena;
vitoreen los campos y cuanto hay en ellos,
aclamen los árboles del bosque,.  ℟.

℣.  Delante del Señor, que ya llega,
ya llega a regir la tierra:
regirá el orbe con justicia
y los pueblos con fidelidad.  ℟.

06:05
Exclamación del Evangelio:


Canto al Evangelio Hebr: 1, 1-2 En muchas ocasiones habló Dios antiguamente a los padres por los profetas. En esta etapa final nos ha hablado por el Hijo.

℟.  Aleluya, Aleluya, Aleluya.

℣.  Está cerca el día del Señor;
mirad, él viene a salvarnos.

℟.  Aleluya, aleluya, aleluya.

06:47
Lectura del Santo Evangelio


  Lectura del santo evangelio según san Mateo 18, 12-14 Evangelio: Dios no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños.

06:47
Lectura del Santo Evangelio

℣.  El Señor esté con Ustedes
℟.  y con tu espíritu

℣.  Lectura del Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas
℟.  Gloria a ti, Señor.

06:57
Lectura del Santo Evangelio

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en los montes y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado.

Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños».

℣.  Palabra del Señor
℟.  Gloria a Ti Señor, Jesucristo.


HOMILIA

07:37
Rvrndo.: Don José Blanco

Sentáos, los especialistas en los análisis lingüísticos, nos dicen: «que a partir de este Capítulo 40 de Isaías, que hoy hemos empezado a leer y hasta el 55. Esos 15 capítulos, no son iguales que los primeros 40 del libro de Isaías». Y por lo tanto a estos Capítulos los llama el «Segundo Isaías». Y de ¿qué nos habla este «Segundo Isaías»? Pues resulta, que el pueblo de Israel, está en el exilio, está en Babilonia, y todas sus organizaciones, todo lo que tenían, lo han perdido. No tienen Templo, no tienen Reyes, no tienen Profetas, no tienen nada. Y entonces, el digamos, que la desmoralización en el Pueblo de Israel, cunde, al estar en el exilio y al no tener nada de sus Instituciones.

«Proto Isaías» (capítulos 1–39)
«Déutero Isaías» (capítulos 40–54)
«Trito Isaías» (capítulos 55–66)

09:01
Rvrndo.: Don José Blanco

Entonces surge, la idea, la voz, de este «Segundo Isaías llamado el Profeta del Consuelo y el Profeta de la esperanza». Y cómo empieza precisamente con lo que hemos leído hoy, «consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios». Porque todo el pecado, todo lo que habían hecho, ya ha sido pagado. Así dice: «se ha cumplido su servicio y está pagado su crimen». Por lo tanto, que surja entre vosotros, la esperanza, de esa tierra prometida, que habéis perdido y que volveréis a ella.

09:50
Rvrndo.: Don José Blanco

Está pagado su crimen, pues de la mano del Señor ha recibido doble paga, por sus pecados. Y entonces, precisamente para que ese acontecimiento, de la vuelta del exilio, a la tierra prometida. Les dice: «hay que allanar, hacer llanos todos los caminos». Y entonces hay que hacer una venida, digamos en el desierto, para que ese Dios llegue hasta vosotros. Una calzada para vuestro Dios, que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido, se enderece y lo escabroso, se iguale. Y entonces al propio profeta le dice: ¡grita! y el profeta, dice: ¿qué debo gritar? Pues debo gritar, que como todo es caduco, como toda carne es hierba, su belleza, es una flor campestre, pero se agota, la hierba, se marchita la flor, pero la Palabra de nuestro Dios, permanece para siempre.

11:07
Rvrndo.: Don José Blanco

Todo es caduco, menos la Palabra de Dios. Y esa Palabra de Dios, nos dice que llega la salvación. Esa Palabra de Dios, nos dice que llega el consuelo, para los que estáis desmoralizados. Que tenéis que vivir de Esperanza, porque el Señor vuestro Dios, no os ha olvidado. Súbete a un monte elevado, Heraldo de Sión, alza fuerte la voz, Heraldo de Jerusalén, dí a las ciudades de Judá, «Aquí está vuestro Dios». El Señor Dios llega con poder y con su brazo manda. Son Palabras de Consuelo y Palabras de Esperanza, para ese pueblo que lo había perdido todo y que está en el exilio. Palabra de Consuelo, vuestro Dios no os ha abandonado.

12:09
Rvrndo.: Don José Blanco

Allanar los caminos para que ese Dios vuestro, os acompañe, nuevamente hacia la Tierra Prometida. Y esa Palabra de Dios durará, permanecerá para siempre. Son palabras bonitas, que en este Tiempo de Adviento, tienen también que calar en nuestros corazones, para ver cómo la palabra de Dios nos consuela y como la palabra de Dios, nos abre a la esperanza. Y por eso en el Salmo Responsorial, hemos dicho: «aquí está nuestro Dios, que llega con fuerza». Y nos invita a cantar, «Cantad al Señor, un Cántico Nuevo, Cantad al Señor toda la Tierra, bendecir su Nombre, proclamad día tras día su Victoria.» Ese es nuestro Dios, el que nos da la fuerza, el que nos da el Poder, para seguir caminando, hacia la meta definitiva.

13:11
Rvrndo.: Don José Blanco

Y qué nos dice el Evangelio, el Evangelio es muy claro, es el de la «Oveja Perdida» que todos conocemos. La parábola de la «Oveja Perdida», no es en San Mateo que hemos leído hoy. No es igual que en San Lucas, que nos pone tres parábolas, para hablarnos del Dios de la Misericordia, el de la «Oveja Perdida», el del «Dracma perdido» y el del «hijo pródigo». San Mateo no, San Mateo nos pone solo y exclusivamente el de la «Oveja Perdida». Pero, en esta parábola, tan breve, lo que nos está diciendo es la alegría de Dios cuando encuentra a la Oveja, que se había extraviado. Y termina el Evangelio diciendo: «no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo, que se pierda ninguno de estos pequeños».

14:10
Rvrndo.: Don José Blanco

Eso está dirigido a nosotros, a los Creyentes, a los Seguidores de ese Cristo, que se Encarna de ese Dios, que se Encarna en Jesucristo. Alegría, porque los que somos pecadores, hemos sido perdonados, los que estábamos extraviados, Él nos ha vuelto a encontrar. Y en el encuentro se produce esa alegría de la salvación y ese ir a decir a los que están a su alrededor, que se alegra por esa oveja, que se había perdido. Más incluso, que por las 99 que no se habían extraviado. Nosotros por nuestros pecados, como digo, hemos o somos como la «Oveja Perdida», la oveja extraviada.

15:06
Rvrndo.: Don José Blanco

Pero Jesús nos encuentra, Jesús sale a nuestro encuentro, para ofrecernos la misericordia, el perdón y la salvación. Pues tengamos en cuenta eso y celebremoslo de una forma clara y expresa. En la Eucaristía, precisamente, es el propio Jesús que sale a nuestro encuentro, para ofrecernos la salvación, entregándose y derramando su sangre en la Cruz. Ahí, tenemos que estar agradecidos y alegrarnos, porque Jesucristo sale a nuestro encuentro, para ofrecernos la salvación. Pues vamos a pedirle al Señor en esta Eucaristía, que nos dé esa fuerza, ese coraje, esa valentía, para ser testigos de Él, en el mundo, en que vivimos. Un mundo lleno de desesperanzas, un mundo también como el Pueblo de Israel, un tanto desmoralizado.

16:15
Rvrndo.: Don José Blanco

Pues la Palabra de Dios, que permanece para siempre, nos vuelve a decir, alégrate, ten siempre ese consuelo y esa Esperanza porque tu Dios no te abandona.


INFORMACIÓN RELACIONADA





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.