viernes, 9 de diciembre de 2022

05.12.2022 - Santa Misa de hoy, lunes de la II semana de Adviento






05.12.2022 - Santa Misa de hoy, lunes de la II semana de Adviento




5 de diciembre de 2022. - (Camino Católico) Celebración de la Santa Misa de hoy, del P. Carlos Martínez Oliveras lunes de la II semana de Adviento, emitida por 13 TV desde la Basílica de la Concepción de Madrid.







Inicio de la Santa Misa



PRESIDE

Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras


00:4
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

℣.  En el Nombre del  Padre, y del  Hijo, y del  Espíritu Santo.

℟.  Amen.

℣.  La Gracia y la Paz de Jesucristo,
el Señor que viene a Salvarnos
esté con vosotros.
℟.  Y con tu espíritu.

00:51
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Bienvenidos seais todos a esta Celebración de la Eucaristía, en este lunes de la II Semana de Adviento. Los que estáis aquí presente en la Basílica, y todos los que nos seguíis por medio de 13 Televisión. Ayer hemos comenzado en esta II Semana de Adviento, en la que Juan el Bautista ha tomado un protagonismo especial y particular. No solo el Adviento nos invita a ser vigilante, sino que también nos invita como a Juan el Bautista a ser precursores. A anticipar de alguna manera también esta llegada y este encuentro del Mesías que viene en persona, a salvarnos. Como hoy nos va a decir el Profeta Isaías, acogamos la Palabra del Señor, dejémonos transformar en nuestro corazón y abrámonos a esta Venida del Señor. Y antes de Celebrar estos Sagrados Misterios, humildemente reconozcamos nuestros pecados.

02:00
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

℣.  Tú que viniste a visitar
a tu pueblo con la paz.

℣.  Señor ten Piedad.
℟.  Señor ten Piedad.

℣.  Tú que viniste a salvar
lo que estaba perdido.

℣.  Cristo ten Piedad.
℟.  Cristo ten Piedad.

℣.  Tú que viniste
a crear un mundo nuevo.

℣.  Señor ten Piedad.
℟.  Señor ten Piedad.

02:35
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

℣.  Dios Todopoderoso
Tenga misericordia de nosotros
perdone nuestros pecados
y nos lleve a la vida eterna.

02:43
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

℣.  Oremos
Dirige hacia Tí
nuestras Súplicas, Señor
para que los deseos de Servirte

con total pureza, nos conduzca
hasta el Gran Misterior
de la encarnación de Tu Unigénito.

Él que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios por los siglos
de los siglos.

℟.  Amén.

03:24
Primera Lectura:


Lectura del libro de Isaías: 35, 1-10 1ª lectura: Dios viene en persona y os salvará.

03:26
Primera Lectura:

El desierto y el yermo se regocijarán,
se alegrará la estepa y florecerá,
germinará y florecerá como flor de narciso,
festejará con gozo y cantos de júbilo.

Le ha sido dada la gloria del Líbano,
el esplendor del Carmelo y del Sarón.
Contemplarán la gloria del Señor,
la majestad de nuestro Dios.

Fortaleced las manos débiles,
afianzad las rodillas vacilantes;
decid a los inquietos:
«Sed fuertes, no temáis.

¡He aquí vuestro Dios! Llega el desquite,
la retribución de Dios.
Viene en persona y os salvará.»
Entonces se despegarán los ojos de los ciegos,

los oídos de los sordos se abrirán;
entonces saltará el cojo como un ciervo,
y cantará la lengua del mudo,
porque han brotado aguas en el desierto

y corrientes en la estepa.
El páramo se convertirá en estanque,
el suelo sediento en manantial.
En el lugar donde se echan los chacales

habrá hierbas, cañas y juncos.
Habrá un camino recto.
Lo llamarán «Vía sacra».
Los impuros no pasarán por él.

Él mismo abre el camino
para que no se extravíen los inexpertos.
No hay por allí leones,
ni se acercarán las bestias feroces.

Los liberados caminan por ella
y por ella retornan los rescatados del Señor.
Llegarán a Sión con cantos de júbilo:

alegría sin límite en sus rostros.
Los dominan el gozo y la alegría.
Quedan atrás la pena y la aflicción.

℣.  Palabra de Dios
℟.  Te Alabamos Señor.

05:21
Lectura de los Salmos:


Salmo: Sal 84, 9abc y 10. 11-12. 13-14 He aquí nuestro Dios; viene en persona y nos salvará.

05:22
Lectura de los Salmos:

℣.  He aquí nuestro Dios;
viene en persona y nos salvará.

℟.  He aquí nuestro Dios;
viene en persona y nos salvará.

℣.  Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz
a su pueblo y a sus amigos».
La salvación está cerca de los que lo temen,
y la gloria habitará en nuestra tierra.  ℟.

℣.  La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo.  ℟.

℣.  El Señor nos dará la lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
Y sus pasos señalarán el camino.  ℟.

06:22
Exclamación del Evangelio:


Canto al Evangelio Mirad el rey viene el señor de la tierra y él romperá el yugo de nuestra cautividad.

℟.  Aleluya, Aleluya, Aleluya.

℣.  Mirad el Rey viene
el Señor de la tierra
y él romperá el yugo
de nuestra cautividad.

℟.  Aleluya, aleluya, aleluya.

06:58
Lectura del Santo Evangelio


  Lectura del santo evangelio según san Lucas 5, 17-26 Evangelio: Hoy hemos visto maravillas.

06:58
Lectura del Santo Evangelio

℣.  El Señor esté con Ustedes
℟.  y con tu espíritu

℣.  Lectura del Santo Evangelio según San Lucas
℟.  Gloria a ti, Señor.

07:11
Lectura del Santo Evangelio

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones.

En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Él, viendo la fe de ellos, dijo:

«Hombre, tus pecados están perdonados».

Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos:

«¿Quién es este que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios?».

Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo:

«¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil: decir “Tus pecados te son perdonados”, o decir “Levántate y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados – dijo al paralítico-: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”».

Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, punto, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios.

El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y, llenos de temor, decían:

«Hoy hemos visto maravillas».

℣.  Palabra del Señor
℟.  Gloria a Ti Señor, Jesucristo.


HOMILIA

09:52
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Hoy es un día para fortalecer el gozo y la esperanza, en el Mesías que viene. Hoy es un día particularmente con la lectura del Profeta Isaías y con el texto del Evangelio de Lucas, de la Curación del Paralítico. Fortalecer el gozo y la esperanza, porque Dios viene en persona, viene con su salvación, como hemos proclamado en el Salmo. A pesar de todo, podríamos tomar tres noticias del periódico y veríamos que la situación, no es muy halagüeña. Por ejemplo que la guerra en Ucrania continúa, recrudeciéndose con el general invierno. Hace unos días ha pasado por allí el Arzobispo de Canterbury Justin Welby y ha dicho que él ha reconocido que allí algunas personas han pasado verdaderamente por el infierno.

10:51
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

O podíamos mirar un poco más dentro de nuestra España y ver la situación de polarización, de crispación política o de situación de crisis económica. Con la inflación alta y que eso también va a tener repercusiones en tantas familias, que quizá lo vayan a pasar mal, estos días de Navidad. O la cuesta de enero, o mirando ayer el periódico la portada de un periódico del ABC, venía el drama social, de la falta de natalidad en España, con esta grave crisis de hijos. Donde, bueno, pues las familias, los matrimonios se casan tarde, esperan mucho, tienen dificultades, tienen problemas, no lo ven claro y no se deciden a tener familia, hijos. Por muchas razones sociales, económicas, lo que sea.

11:41
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

O quizá por falta de esperanza, también, por falta de verdaderos sentido, en otras ocasiones. Por lo tanto, bueno, el panorama tomando tres noticias, de así del periódico, podría no ser muy halagüeño. Y sin embargo, los Cristianos, no es que pongamos poesía a la vida, como si fuera una especie de optimismo vacío. Sino lo que ponemos es Esperanza Cristiana, ponemos Esperanza Cristiana, a pesar de las dificultades y de los problemas. Porque tenemos la palabra del Señor, tenemos la Promesa del Salvador, tenemos el Testimonio de Jesús. Y eso es lo que hoy el Profeta Isaías, en la Lectura, nos hacía, como una especie de marco idílico, marco idílico, donde estaría o donde reinaría El Mesías.

12:33
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Lo ponía en el plano natural, verdad, y en el plano de la vida humana. En el plano natural, pues del yermo brotará un vergel, del desierto, brotará un vergel. Y en el plano de la vida humana, pues hablaba de esas manos débiles, que serán robustecidas o esas rodillas vacilantes, que también serán de alguna manera restablecidas, fortalecidas, en medio de la debilidad. Ese es el ideal, donde no habrá ya guerra, donde no habrá digamos, disputa, violencia, sino reinará la paz, la armonía y esa situación donde Dios reine, en todos. Esa es la promesa que hace Isaías y lo que hace no es sino, anticipar precisamente, ese Dios que viene en persona, a salvarnos.

13:27
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Y esa Profecía se cumple, de manera plena, en Jesucristo, Dios viene en persona a salvarnos. Y Jesús en el Evangelio, lo que observamos es que viene en persona, a curar, a salvar y a perdonar. Son las tres dimensiones que Jesús hace de esa curación, integral del paralítico. Con una escena realmente, no sé cómo decirlo, muy plástica, muy muy, con muchos matices, un gran gentío, estaban allí los maestros de la ley. Todos estaban pendientes de Jesús y estos amigos, verdad, querían poner al paralítico delante de Jesús, para que lo curara y no había manera, de la gente que había.

14:15
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Entonces discurriendo, nada menos que pasan la camilla por encima del tejado. Retiran unas tejas y ponen la camilla en medio, delante de Jesús, para que este paralitico, pueda tener también, su Palabra de Salvación. Y es muy curioso, porque no dice viendo la Fe del paralítico, dice el texto de Lucas: «viendo la fe de ellos, de los cuatro que habían descolgado la camilla. Viendo la fe de ellos, le dijo al paralítico: "levántate, toma tu camilla"». Esa es la fuerza también que tiene este Adviento, que estamos viviendo, la fuerza de la Fe y de la Esperanza. Es una ocasión, especialmente también, para ser propiciadores de Encuentros con el Señor.

15:08
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Como lo fueron estos amigos del paralítico. Esta es una cuestión que también podríamos hoy de alguna manera, desarrollar y aplicarnosla, no. Hoy también quizá, mucha gente necesita que le ayudemos a encontrarse con Jesús. Porque en ese momento, cuando alguien se pone delante de Jesús, entonces puede experimentar esa salvación, en forma de perdón, también. Importante también de una manera significativa, durante este tiempo de Adviento siempre, pero durante este Tiempo de Adviento, acercarse al Sacramento de la Reconciliación, tiene un sentido particular.

15:48
Rvrndo.: Don Carlos Martínez Oliveras

Porque es trabajar y preparar, nuestro corazón, para recibir al Señor que viene a nuestro encuentro. Es abajar esas montañas del orgullo, de la pereza o de la falta de caridad, en muchas ocasiones. Para recibir al Señor que viene, a nuestro corazón, que viene a transformar nuestra vida. Que viene a darle sentido, que viene a darle plenitud, aún en medio de las dificultades, que seguro que las hay, que todos las tenemos. Esa es la gran noticia y la gran esperanza del Adviento. Y en medio de esas situaciones, Jesús el que hoy, cura al paralítico y de alguna manera también nos está diciendo, que es capaz de fortalecer nuestras manos débiles, o de robustecer nuestras rodillas vacilantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.