viernes, 15 de abril de 2022

15.04.2022 - TRECE-Viernes Santo, Pasión del Señor Presidida por el Santo Padre Francisco






15.04.2022 - TRECE-Viernes Santo, Pasión del Señor presidida por el Santo Padre Francisco




15 de Abril de 2022. - (13 TV / Vatican News Español) Viernes Santo, Pasión del Señor, presidida por el Papa Francisco, desde la Basílica de San Pedro. Santa Misa con el Papa Francisco de hoy Viernes Santo.







Inicio de la Santa Misa



00:07
Comentarios: Don Álvaro de Juana

Hola, qué tal muy buenas tardes, Viernes Santo Celebración de la Pasión del Señor, Presidida por el Papa Francisco. Estamos en directo en la Basílica de San Pedro, la Basílica Vaticana, donde en tan sólo unos segundos o unos minutos, va a comenzar esta Celebración del Viernes Santo. En la que se Conmemora la Pasión de Jesucristo, como están viendo. Una Basílica de San Pedro repleta este año ya sin restricciones, por la Pandemia y es una de las pocas Celebraciones que se van a tener lugar dentro de la Basílica. Mañana la Vigilia Pascual, también será en el interior de la Basílica, pero ya el domingo por la mañana la Santa Misa de Pascua, a las 10:00 de la mañana será en la Plaza de San Pedro, al igual que la Bendición Urbi et Orbi del Papá Francisco.

01:08
Comentarios: Don Álvaro de Juana

Nos disponemos pues a Celebrar, este gran Misterio, esta Celebración del Triduo Pascual, del Viernes Santo, la Pasión del Señor.


Oratio


05:18
Il Santo Padre - Il Papa Francesco:

Reminiscere miserationum tuarum, Domine,
et famulos tuos æterna protectione sanctifica,
pro quibus Christus, Filius tuus,


per suum cruorem instituit
paschale mysterium.
Qui vivit et regnat
in sæcula sæculorum.

℟.  Amén.
Oración


05:18
Il Santo Padre - Il Papa Francesco:

Acuerdate Padre de tu misericordia
y Santifica con Eterna protección
a tus Fieles por los cuales
Cristo tu Hijo

ha instituido en Su sangre
el Misterio Pascual
Él que vive y reina por los siglos
de los siglos.

℟.  Amén.


Primera parte:
LITURGIA DE LA PALABRA:
Lectio prima:



06:02
Primera Lectura:


Lectura del Libro del Profeta Isaías 52, 13-53, 12 1ª lectura: Él fue traspasado por nuestras faltas - (Cuarto Canto del Siervo del Señor).

06:05
Primera Lectura:

Mirad, mi siervo tendrá éxito, subirá y crecerá mucho. Como muchos se espantaron de él, porque desfigurado no parecía hombre. Ni tenía aspecto humano, así asombrará a muchos pueblos. Ante él, los reyes cerraran la boca, al ver algo inenarrable y comprender algo inaudito. Quién creyó nuestro anuncio, a quien se reveló el brazo del Señor. Creció en su presencia, como brote, como raíz en tierra árida. Sin figura, sin belleza, lo vimos sin aspecto atrayente. Despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos.

07:21
Primera Lectura:

Ante el cual, se ocultaban los rostros, despreciado y desestimado. Él soportó nuestros sufrimientos, y aguantó nuestros dolores. Nosotros lo estimamos leproso, herido de Dios y humillado. Pero él fue traspasado, por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Nuestro castigo saludable cayó sobre él, sus cicatrices nos curaron. Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino. Y el Señor cargó sobre él, todos nuestros crímenes, maltratado, voluntariamente se humillaba y no abría la boca.

08:18
Primera Lectura:

Como cordero llevado al matadero, como oveja ante el esquilador, enmudecía y no abría la boca. Sin defensa, sin justicia, se lo llevaron, ¿quien se preocupara de su estirpe? Lo arrancaron de la tierra de los vivos, por los pecados de mi pueblo, lo hirieron. Le dieron sepultura, con los malvados, y una tumba con los malhechores. Aunque no había cometido crímenes, ni hubo engaño en su boca. El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento y entregar su vida como expiación. Verá su descendencia, prolongará sus años, lo que el Señor quiere, prosperará por su mano.

09:19
Primera Lectura:

Por los trabajos de su alma, verá la luz. El justo se saciará de conocimiento, mi siervo justificará a muchos. Porque cargó con los crímenes de ellos. Les daré una multitud como parte y tendrá como despojo una muchedumbre. Porque expuso su vida, a la muerte y fue condenado entre los pecadores. Él tomó el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores.

℣.  Palabra de Dios
℟.  Te Alabamos Señor.



Psalmus responsorius


10:22
Il salmista: Ps 21:

℟.  Padre, nelle tue mani
consegno il mio spirito.

10:37
L’assemblea ripete: Padre, nelle tue mani consegno il mio spirito.

1.  In te, Signore, mi sono rifugiato,
mai sarò deluso;
difendimi per la tua giustizia.
Alle tue mani affido il mio spirito;
tu mi hai riscattato,
Signore, Dio fedele.  ℟.

2.  Sono il rifiuto dei miei nemici
e persino dei miei vicini,
il terrore dei miei conoscenti;
chi mi vede per strada mi sfugge.
Sono come un morto, lontano dal cuore;
sono come un coccio da gettare.  ℟.

3.  Ma io confido in te, Signore;
dico: «Tu sei il mio Dio,
i miei giorni sono nelle tue mani».
Liberami dalla mano dei miei nemici
e dai miei persecutori.  ℟.

4.  Sul tuo servo fa’ splendere
il tuo volto, salvami
per la tua misericordia.
Siate forti, rendete saldo
il vostro cuore, voi tutti
che sperate nel Signore.  ℟.

Salmo Responsorial


10:22
El Salmista: Ps 21:

℟.  Padre, a Tus Manos
Encomiendo Mi Espíritu.

10:37
L’assemblea ripete: Padre, a Tus Manos Encomiendo Mi Espíritu.

1.  A Tí, Señor me acojo,
no quede yo nunca desfraudado;
Tu que eres Justo ponme a Salvo.
A Tus Manos encomiendo mi Espíritu;
El Dios Leal me librará.  ℟.

2.  Soy la burla de todos mis enemigos
la irrisión de mis vecinos,
el espanto de mis conocidos;
me ven por la calle y huyen de mi.
Me han olvidado como un muerto;
me han rechazado como un cacharro inutil.  ℟.

3.  Pero yo confío en Tí, Señor;
Te digo: «Tu eres mi Dios,
en Tus Manos están mis azares».
Líbrame de las manos
de mis enemigos que me persiguen.  ℟.


4.  Haz brillar tu Rostro
sobre tu siervo Sálvame
por tu misericordia.
Se fuertes y valientes de corazón
los que esperáis en el Señor.  ℟.



14:00
Segunda Lectura:


Lectura del Libro de la Carta a los Hebreos, 4, 14-16; 5, 7-9 2ª lectura: Cristo aprendió la obediencia y se convirtió en la causa de salvación para todos los que le obedecen.

14:02
Segunda Lectura:

Hermanos, ya que tenemos un sumo sacerdote grande que ha atravesado el cielo, Jesús hijo de Dios. Mantengamos firme la confesión de fe, no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades. Sino que ha sido probado en todo, como nosotros, menos en el pecado. Por eso comparezcamos confiados, ante el trono de la gracia, para alcanzar misericordia y encontrar gracias para un auxilio oportuno. Cristo en efecto, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, siendo escuchado por su piedad filial. Y aun siendo hijo, aprendió sufriendo, a obedecer y llevado a la consumación, se convirtió para todos, los que lo obedecen en autor de salvación eterna.

℣.  Palabra de Dios
℟.  Te Alabamos Señor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.